UDLP / NOTICIAS

La UD Las Palmas concede la insignia de oro y brillantes a José de Aguilar

José de Aguilar recibió hoy la insignia de oro y brillantes por la labor que desempeñó en la UD Las Palmas durante más de una década. Fue el impulsor de la estructura de filiales que cosechó grandes éxitos como el Campeonato de España Juvenil de 1972.

Volver

20/05/2022 17:00

La de José de Aguilar Hernández es una vida enlazada al fútbol, guiado en el deporte sin duda por la pasión que despertó su propio padre, que fuera dirigente del histórico Marino CF -uno de los cinco clubes fundadores de la UD Las Palmas en 1949-. Esa vocación de empresario constructivo, hombre de dulce expresión y a la vez fervor por los colores de la UD Las Palmas, la supo captar Juan Trujillo Febles en el verano de 1971 cuando, en su última reelección en el cargo, incorporó a Pepe de Aguilar a su junta directiva en calidad de vocal. Pero, además, le encargó la presidencia de la cadena de Filiales con un potente Aficionado en el fútbol regional y varios equipos juveniles pujantes, nutridos de los distintos equipos de la ciudad y la isla.

De Aguilar se incorporaba a la mesa directiva de la UD Las Palmas como relevo de Juan José Apolinario, en un grupo que además otras personalidades de la sociedad y mundo empresarial de Gran Canaria. Junto al presidente Trujillo Febles, la directiva la configuraban Pedro del Castillo y Bravo de Laguna (vicepresidente primero), Atilio Ley Duarte (vicepresidente segundo), Gabriel Aguiar Márquez (secretario), Juan Márquez Gonçálvez (tesorero), Juan del Río y Bravo de Laguna (contador), y los vocales en orden Domingo Ponce Arencibia, Pedro Santana Artiles, Juan Apolinario Cambreleng, el propio José de Aguilar, Carmelo Jorge Aguiar, Domingo González Guerra, José Franz Jiménez, Fernando Arencibia Hernández y Juan Manuel Delgado Bethencourt.

Pepe De Aguilar se volcó desde el primer momento en confeccionar una fuerte estructura de filiales, con el encargo a los técnicos Esteban Betancort Montesdeoca y Manuel Torres Díaz para confeccionar las plantillas respectivas del Aficionado y Juvenil A de la UD Las Palmas, este último exitoso campeón de España en 1972. Entonces, la sección de Filiales tenía su propia junta directiva y para esos cargos eligió De Aguilar a Francisco Bethencour Manrique de Lara (vicepresidente), Antonio Rodríguez Ventura, Esteban Calderín Romay, José Ramírez Santana, Ramón Trejo Cruz, Francisco Reyes Domínguez, Miguel González Pérez (vocales) y Luis Amaya Rodríguez (secretario). Además, la sección confió en Eladio Bueno para la captación de jugadores desde la secretaría técnico, incorporando a Ernesto Pons como encargado de la preparación física. Fue un perfecto engranaje deportivo y humano que tuvo el gran premio del título del Campeonato de España de juveniles de 1972, en la final ganada al Real Madrid (1-2) en el Santiago Bernabéu.

Ese fue el gran éxito de una etapa muy canterana y amarilla en el fútbol nacional. La labor directiva de José de Aguilar se prolongó durante más de una década, asignándose incluso funciones de delegado directivo en los desplazamientos del primer equipo -al que solía acompañar en los años setenta- y alcanzando posteriormente una de las vicepresidencias del club cuando en 1974 Ley Duarte relevó a Trujillo Febles en la cúpula de la UD Las Palmas.

En este segundo ciclo presidencial que conoció desde dentro Pepe de Aguilar se registra el subcampeonato de la Copa del Rey de 1978, en la célebre final perdida frente al FC Barcelona (3-1) en el Santiago Bernabéu. Domingo Ponce Arencibia fue el directivo que relevó a De Aguilar en el cargo de responsabilidad en filiales, en 1977, en una etapa en la que, con el técnico José Manuel León, el club dio un giro a su primer equipo de formación con la reconversión del Aficionado en el actual Las Palmas Atlético. 

Pepe de Aguilar tenía funciones ya asociadas en exclusiva a la directiva de la entidad amarilla hasta que el 19 de julio de 1982, como candidatura única en el proceso electoral de entonces, fue proclamado nuevo presidente del club representativo grancanario, el octavo desde la fusión de los cinco históricos. Aquella directiva de la etapa presidida por José de Aguilar la completaron Domingo Ponce Arencibia (vicepresidente primero), Domingo González Guerra (vicepresidente segundo), José Mateo Díaz (vicepresidente tercero), José Sintes Marrero (secretario), Andrés Calvo Hernández (tesorero), Leopoldo Santana Cabrera (contador), junto a los vocales Fernando Arencibia Hernández, Ángel Casañas Quintero (presidente de la sección de natación), Guillermo Pérez González (sección de baloncesto), Francisco Bethencourt Manrique de Lara, Fernando Bravo de Laguna, Luis Jiménez Chirino y Pedro Valido Benítez.

El primer técnico contratado bajo la presidencia de De Aguilar fue el austriaco Walter Skocic y como figuras relevantes de la época se cerraron los traspasos de los delanteros Luisinho Lemos (brasileño procedente del Vasco de Gama) y Sergio Elio Fortunato (argentino procedente del Peruggia, de Italia). 

Su primera experiencia en el cargo tuvo el amargo final de temporada del descenso a Segunda División, en el partido del 1-5 en el que a su vez el Athletic se proclamaba campeón de Liga en el Estadio Insular. De Aguilar abandonó la presidencia en 1984, siendo relevado de nuevo por el doctor Domingo Ponce Arencibia, cerrando su etapa en el club representativo de Gran Canaria.