UDLP / NOTICIAS

Antonio Vieira Delgado (Vieira), primer jugador de la UD Las Palmas fallecido en activo.

Volver

21/10/2014 09:52

 

 

ANTONIO VIEIRA DELGADO (VIEIRA).

PRIMER JUGADOR DE LA UD LAS PALMAS FALLECIDO EN ACTIVO.

 

Antonio Vieira.

El 24 de abril de 1951 a las cinco de la mañana, después de una cruel y penosa enfermedad que le postró en cama, dejó de existir en esta ciudad el notable futbolista de la UD Las Palmas Antonio Vieira.

Jugador de estimables cualidades técnicas y de gran entrega, jugaba en la demarcación de medio volante donde fue titular indiscutible durante toda la liguilla de ascenso a Segunda División.

Por sus grandes virtudes deportivas y humanas, su pérdida dejó en el equipo un hueco difícil de llenar.

En plena juventud y cuando comenzaba a disfrutar de las mieles del triunfo no pudo acompañar al conjunto amarillo en su último esfuerzo deportivo.

Ficha de régimen interno de la UD Las Palmas sobre los datos del jugador fallecido.

 

Muchacho sencillo y de gran sentido del humor, gozaba del aprecio de todos los aficionados que supieron reconocerle su gran entrega y pundonor en la cancha. Con sus compañeros dio siempre grandes muestras de solidaridad intentando con su carácter bromista y alegre levantar el ánimo de aquellos que lo necesitaban.

Las personas allegadas al jugador conocían el profundo amor que Antonio Vieira sentía por los colores de la UD Las Palmas. Se dice que en las tardes adversas de nuestro equipo Vieira enmudecía y se refugiaba en su casa a llorar amargamente la derrota.

Antonio Vieira, destacado volante canario, había llegado a la UD Las Palmas procedente del RC Victoria.

Hombres, mujeres y niños de todos los estamentos sociales salieron a la calle para darle su último adiós. Compañeros de equipo, directivos y aficionados se incorporaron al cortejo fúnebre que constituyó una vivísima y honda manifestación de duelo que llenó de luto la ciudad.

Licencias federativas del jugador Antonio Vieira Delgado.

Días más tarde, en la Iglesia de San Pablo, en medio de una gran concurrencia, tuvo lugar la misa funeral que fue oficiada por el Padre Juan Nuez, Capellán del club. De igual forma se iniciaron las gestiones para organizar un partido de fútbol en homenaje póstumo al llorado jugador, enfrentando una selección de jugadores canarios residentes en La Península con el titular de la UD Las Palmas.

Debido a las dificultades para organizar este partido en plena liguilla de ascenso, se consideró oportuno aplazarlo hasta una vez finalizada la competición.

Como nota destacada de este gran partido de homenaje a Vieira, que ganó la UD Las Palmas por 3-1, hemos de significar que sirvió también como despedida de nuestro gran portero Manolo Montes, que jugaría su último encuentro defendiendo los colores de nuestro once representativo.

Esquelas del entierro y misa funeral de Antonio Vieira difundidas por el club UD Las Palmas.

 

PRUDENCIA VIEIRA, HERMANA DE ANTONIO VIEIRA, RELATA COMO ACAECIERON LOS TRISTES HECHOS.

A pesar de haber transcurrido treinta y siete años del fatal desenlace, Prudencia Vieira recuerda con suma precisión todos los mínimos detalles que acaecieron a la muerte de su hermano.

Recordar tan triste pasado representa para ella volver a revivir intensamente aquel amargo trance. En el mismo domicilio donde sucedieron los acontecimientos, Prudencia Vieira, embargada por la emoción, trata de evocar los recuerdos que aún perduran en la memoria.

En esta casa de la calle Inés Chemida del popular barrio de La Isleta vivía el malogrado jugador amarillo Antonio Vieira. En la instantánea  del autor, tomada el 27 de octubre de 1988, su hermana Prudencia rememora el triste desenlace acompañada de Joaquín Peña (ambos fallecidos en la actualidad)..

 

¿Recuerda aquellos años que precedieron a la llorada muerte de su hermano?

-  Parece como si hoy los estuviera viviendo. Nosotros vivíamos felizmente en esta misma casa de la calle Inés Chemida del barrio de La Isleta, muy cerca de la Plaza España. Éramos una familia muy unida. Mi padre era portugués de las Islas Madeira y de ahí nos viene el apellido Vieira que es poco frecuente en Gran Canaria. Tenía un negocio de mimbres que era muy visitado y aunque sin grandes lujos vivíamos holgadamente. Mi casa era muy frecuentada por todo el vecindario ya que éramos muy alegres y siempre teníamos algo que celebrar. Muchos vecinos traían instrumentos musicales participando de este alegre y distendido ambiente.

A raíz de la inesperada muerte de mi hermano, todo se tornó en tristeza.

¿Cuándo se inició su hermano en el deporte del balón?

-  Era muy travieso e inquieto y desde muy niño ya jugaba en un equipo infantil llamado Luján Pérez que lo formaban todos los chicos del barrio. Luego, ya en edad juvenil, pasaría al Hespérides donde también jugaban Torres y Beneyto.

Su último equipo antes de ingresar en la UD Las Palmas fue el RC Victoria. De este club saldrían casi todos los jugadores fundacionales de la UD Las Palmas: Montes, Castañares, Yayo, Ignaci, Peña, Manolín, Bartolo, Tacoronte, etc…

Joaquín Peña y Antonio Vieira debutan en la UD Las Palmas contra su antiguo club. En la foto luciendo todavía los colores del RC Victoria.

 

¿Cómo ingresó su hermano en la UD Las Palmas?

-  Fue de los jugadores fundacionales que participaron en el primer entrenamiento del club. Recuerdo que estábamos en la mesa almorzando cuando D. José Sánchez, directivo del RC Victoria y posteriormente de la UD Las Palmas, llegó para comunicárselo. Se puso tan contento que ese día no probó ningún alimento. Luego regresó al Victoria pero por muy poco tiempo ya que al cuarto partido del equipo representativo regresaría definitivamente, debutando junto a su gran amigo Joaquín Peña contra su antiguo club, en un partido que quedó en empate a dos tantos.

Primer entrenamiento de la UD Las Palmas efectuado el viernes 16 de septiembre de 1949 a las cinco y treinta de la tarde. De pié, de izquierda a derecha: Montes, Antonio Vieira, A. Jorge, Toledo y Viera.

De rodillas: Padrón, Caraballo, Cedrés, Manolín y Macías. Faltan en la foto varios jugadores como Juanono, Polo y Merino, que se encontraban dialogando con el entrenador Pancho Arencibia.

Su fecha de compromiso con el club data del 29 de octubre de 1949, causando baja por fallecimiento el 24 de abril de 1951, jugando 26 encuentros oficiales.

Contrato de Antonio Vieira con la UD las Palmas.

 

 

 

Se dice que su hermano sentía profundamente los colores amarillos.

-  Nadie se podrá nunca imaginar hasta qué extremo vivía los resultados del equipo. En las derrotas llegaba a casa con el semblante completamente abatido. No comía ni hablaba con nadie; entraba en su habitación y lloraba amargamente como un niño. Cuando el equipo salía victorioso exteriorizaba de tal manera su alegría que nos contagiaba a todos.

Línea de volantes de la UD las Palmas formada por Antonio Vieira y Tatono.

 

¿Cómo surgió lo de su inesperada y cruel enfermedad?

-  Nunca lo he podido saber con exactitud. Todavía hoy en día me cuesta creer lo sucedido. Fueron unos momentos muy tristes para mi familia. Mi hermano, por su carácter jovial y bromista, era la alegría de mi casa y todos le profesábamos un cariño especial. Lo mismo podrán decir sus amigos, que se contaban por miles.

Mi hermano se alinearía en su último partido ante la Balompédica Linense. Siempre en la demarcación de medio volante, pero en aquel encuentro jugó en otra demarcación ocupando su puesto Villar. Después del encuentro comenzaría a tener fuertes dolores de cabeza pero no le dimos la mayor importancia. Por la noche nos trasladamos a una casa de campo que mis padres tenían en San Mateo y allí le sobrevinieron unas convulsiones muy fuertes. A partir de ese día, iría empeorando gradualmente viéndose obligado a guardar cama hasta su posterior fallecimiento.

Entrega de un banderín y dos ramos de flores por la Peña Plaza España. El jugador Antonio Vieira (segundo por la izquierda) jugaría su último partido con la camiseta amarilla antes de su prematuro e inesperado fallecimiento.

Por nuestro domicilio pasarían los mejores especialistas, que hicieron todo lo posible por recuperarlo pero su enfermedad había entrado en un proceso irreversible de muy difícil curación. Los doctores D. Valentín de Armas y D. Rafael O´Shanahan, médicos vinculados al club, certificaron su defunción el 24 de abril de 1951 a las cinco de la mañana. Tengo que agradecer la comprensión y afecto que recibimos de todos los compañeros de equipo que visitaban diariamente mi casa. De manera especial al directivo del club D. José Sánchez y Sánchez, que desde que tuvo conocimiento de la enfermedad estuvo a su lado día y noche. También del practicante del club D. Manuel Vallecillo Alemán que acudía diariamente a nuestro domicilio.

Dr. D. Valentín de Armas.

Dr. D. Rafael O´Shanahan.

Las muestras de condolencia que recibimos tras su fallecimiento fueron innumerables y su entierro, una manifestación popular como nunca se había presenciado en esta ciudad.

D. Manuel Vallecillo Alemán, practicante oficial del equipo amarillo desde la fundación del club.

 

¿Cree Vd. que con el tiempo ha sido olvidada la figura de su hermano?

-  Honestamente pienso que no. Los aficionados que vivieron aquella época fundacional del club me lo hacen recordar constantemente e incluso las nuevas generaciones se muestran muy interesadas en conocer detalles de su vida. Sólo espero que la promesa de realizar un busto con la figura de mi hermano por parte de diferentes mandatarios que ha tenido el club, la pueda ver algún día hecha realidad.

Carta del presidente de la entidad D. Eufemiano Fuentes al doctor D. Valentín de Armas por sus desinteresados servicios a favor del malogrado jugador.

 

Ficha número 15 del jugador Antonio Vieira.

Nota de condolencia de la Federación de Fútbol de Las Palmas con motivo del fallecimiento del jugador Antonio Vieira.

Los jugadores de la UD Las Palmas comienzan a tener reconocimientos regulares con electroencefalogramas y pruebas electrocardiográficas por el Dr. D. Valentín de Armas según recoge el libro de actas.

Entierro de Antonio Vieira. Sus compañeros de equipo, destrozados por el dolor, portan el féretro a pié desde la casa del malogrado jugador, calle Inés Chemida, del barrio de La Isleta, al Parque de Santa Catalina, donde esperaba el coche fúnebre. En primer plano, Manolo Montes y Tacoronte.

Por la calle Albareda, en dirección al Parque Santa Catalina, amigos del fallecido y jugadores portan coronas de flores ante grandes muestras de dolor.

Aspecto multitudinario que ofrecía la calle Albareda al paso de la comitiva fúnebre con los restos del infortunado jugador.

La comitiva llega al Parque Santa Catalina donde se reza una oración por el alma del jugador en presencia de numeroso público.

El cuerpo sin vida de Antonio Vieira es transportado a hombros hasta el carruaje fúnebre, que, como se puede apreciar, era blanco y de grandes dimensiones.

El cortejo fúnebre emprende camino del cementerio del Puerto. El entierro de Antonio Vieira constituyó una gran manifestación popular. Fue nombrado día de luto riguroso en toda la ciudad, y las calles por donde pasaba la comitiva fueron cerradas al tráfico, agolpándose millares de personas para dar el último adiós al añorado jugador.

El número de condolencias dirigidas a la UD Las Palmas por parte de todos los clubes nacionales y regionales serían incontables.

En la imagen, documento de adhesión de la casa Terry al acto de homenaje de Antonio Vieira.

 

Homenaje a Antonio Vieira. Los jugadores de la UD Las Palmas, portando grandes coronas y el retrato del jugador, guardan un minuto de silencio en el centro del terreno.

Paco Elzo sostiene la copa donada por el representante de Terry, D. Pablo Calvo, junto a Joaquín Peña, que porta una gran corona de flores.

Selección de jugadores canarios que se enfrentaron a la UD Las Palmas en el partido de homenaje a Antonio Vieira y que finalizó con la victoria amarilla por 3-1.

De pié, de izquierda a derecha: González, Cabrera, Polo II, Beneyto, Cristóbal; inclinados: Bermúdez y Oramas I; agachados: Miguel, Tomás Silva, Alfonso Silva, Suárez y Oramas II.

El jugador del Atlético de Madrid, Miguel, escoltado por los zagueros amarillos Castañares y Yayo. La recaudación del partido homenaje a beneficio de la familia de Antonio Vieira fue de 66.659 ptas., cantidad que fue entregada en nombre del club por el Sr. Aguiar Márquez y por el capitán del equipo Eladio Bueno Ramos (Yayo ).

 

Los datos y gráficos de este artículo han sido recogidos en los volúmenes de la "Hstoria de la UD Las Palmas".

 

 

UDLP / Twitter UD Las Palmas